Espolones Del Perro. Amputacion Eventual

Extremidades de los canes

Representantes domésticos de la familia de los cánidos y al igual que casi todos sus integrantes, los ejemplares de la especie canis familiaris, hecha la salvedad del Lundehund, tienen extremidades digitígradas con cinco dedos en las anteriores y cuatro en las posteriores, siendo los pulgares del par delantero vestigiales, situados más altos que el resto de los dedos y, por tanto, exentos de función locomotora.

ESPOLONES DEL PERRO. AMPUTACION EVENTUAL

En muchas razas puras, y menos frecuentemente en los canes bastardos o callejeros, se presentan encima de los pies traseros unas formaciones apendiculares dotadas de uñas que reciben el nombre de 'espolones', y que a veces, tienen enorme importancia sistemática funcional y estética. La presencia de estos falsos dedos, a veces dobles, no tiene demasiada importancia en los perros cuyo estándar no permite su existencia, ya que una ligera intervención quirúrgica en los cachorros casi recién nacidos, borrará toda huella de tan singulares adminículos. Por el contrario, las razas en cuyo tipo ideal se describen los espolones, no serán operadas para su estirpación siempre que los animalitos se dediquen a una vida tranquila o sean dedicados a la competición en concursos de belleza.

Perros de trabajo en el campo, monte bajo o zonas cubiertas de zarzas y arbustos cerrados, han de ser necesariamente privados de esas formaciones que podrían causar lesiones y desgarros serios.


Utilidad de los espolones

Mucho se ha especulado sobre la funcionalidad de esas uñas suplementarias comunes sobre todo en perros pastores de pelo
abundante y cuyas funciones primitivas eran la guardería y defensa de los rebaños de ganado vacuno o lanar. Es posible, y solamente lo apuntamos como curiosidad, la potencial misión higiénica de los espolones que permitirían a los animales que los tuvieran, rascar profundamente zonas de cuello y orejas muy densamente dotadas de pelo y de esa forma profundizar hasta desprender parásitos externos albergados en esos sensibles lugares anatómicos. Garrapatas y pulgas podrían así, ser 'alcanzados' y 'desprendidos' en los rascados que el animal dedicase a su higiene.

De todas formas, el hombre que utilizaba el concurso del perro para misiones de trabajo tuvo conciencia de que para ciertas dedicaciones era preferible librar a sus auxiliares de esas formaciones, cuando podían causar lesiones y desgarros de cierta gravedad.


Amputación

Es una operación muy sencilla y nada dolorosa cuando se realiza en los cachorros de pocos días de vida. No obstante, esta intervención en aquellas razas y ejemplares que lo requieran, será efectuada por un veterinario especializado y nunca debe ser confiada a la 'destreza' de algún aficionado ni a la propia pericia del dueño.

Ha de insistirse en la edad óptima para la intervención, ya que en animales muy pequeños no requiere anestesia, ni cicatrizaciones engorrosas. Contrariamente esta amputación será, cuando menos, delicada a medida que el cachorro va ganando peso y es posible que las cicatrices en este caso sean visibles.

El mastín español, pastor de Beauce, perro de montana del Pirineo y otras muchas razas, portan este adorno, muchas veces doble, de forma casi obligatoria, pero insistimos, en que los animales dedicados a cumplir trabajos duros, serán liberados de los espolones que sólo podrán ser fuente de lesiones y molestias. No así los ejemplares de compañía o que puedan holgar en un jardín, siempre que su estándar lo permita.